manos

Mostrando 1–12 de 17 resultados

Las manos son muy importantes en el kayak. Al igual que los brazos están en contacto con la pala y por eso es vital que estén en perfecto estado. Las manos en el deporte del kayak tienen dos enemigos: el frio y las rozaduras. Ambas situaciones se agravan con la inevitable humedad cuando las manos se mojan. Es muy difícil evitar que en algún momento las manos toquen el agua.
El frio y el viento, combinado con el agua, pueden entumecer las manos. Está claro que para remar en kayak no necesitamos la motricidad fina que se deteriora con las manos heladas. Pero remar con las manos congeladas es doloroso.
Los guantes no evitan que salgan ampollas, pero si que he comprobado que reducen la aparición de las mismas. Además protegen del sol, puesto que no es una opción protegerse con crema solar en una zona tan contacto con el agua.
A la hora de elegir unos guantes de kayak debemos tener cuidado que no tengan demasiada adherencia. Muchos guantes del mercado vienen del buceo y llevan trozos de goma para que no resbale la mano. Eso en el kayak no es bueno puesto que al remar necesitamos que la pértiga de la pala ruede dentro de nuestro puño. Si la palma tiene mucha adherencia, eso se complica. Por eso para el kayak se fabrican guantes con la parte interna abierta o manoplas. Ambas opciones están pensadas para lograr un compromiso entre protección al remar y buenas sensaciones.
Las manoplas se quedan sujetas en la pala y deben tener un sistema de velcro para cerrarlas cuando están colocadas. Las vas a encontrar de neopreno o de nylon.
Para el verano lo mejor son guantes con los dedos descubiertos, para manejar accesorios electrónicos como el GPS, teléfono o cámara de fotos. Es importante que los guantes tengan refuerzos en la zona del interior del pulgar. Como en los guantes integrales hay que evitar llevar en la palma del guante goma que dificulte el paleo.
En Amazon vas a encontrar modelos de guantes para kayak de marcas como Palm, Gul, Lomo o Yak a precios muy baratos