TEST SONY ACTION CAM

Sony-HDR-AZ1-Cmara-deportiva-Auto-importado-0-13

Estas semanas me han dejado una action cam de Sony  hdr-az1 el modelo  para ver que tal funcionaba en un kayak. Este no ha sido mi primer contacto con una cámara de acción. Tuve ocasión de testar una Gopro de las viejas, y debo decir que la evolución ha sido brutal con estos cacharricos. La calidad de los vídeos e imágenes unido a la versatilidad que le dan sus accesorios, convierten las action cam en un excitante juguete.



Este modelo Sony  hdr-az1 supone una reducción de tamaño respecto sus cámaras hermanas. Este tamaño y peso mini, no es vital para el kayak pero en otras actividades te va a permitir colocar la cámara en lugares imposibles. La cámara minimalista se queda en lo justo, pasando todo lo superfluo al mando wifi. Todo son ventajas. El único inconveniente es que la batería es pequeña y limita la autonomía (a mi me ha durado unos 80 minutos seguidos). Esto es un rollo en el kayak, porque si colocamos la cámara en un lugar donde no tenemos acceso, no podemos encender y apagarla para ahorrar energía. También comprobé que si se apaga el mando wifi, luego la cámara no vuelve a encender. La dinámica es encender la cámara al embarcar, y luego ir obteniendo las imágenes y escenas que nos interesen. Esto es un avance para no tener que grabar vídeo inutil.

La action cam Sony  hdr-az1 es resistente al agua, pero la carcasa es necesaria para actividades acuáticas y protegerla de golpes. Cierra muy bien la carcasa, y con facilidad. Y lo mejor es que va muy justa de forma que apenas queda aire, con lo que la condensación o vaho, no ha aparecido en mis pruebas. Por buscar inconvenientes con la carcasa, pierde el sonido calidad (lógico), y el conjunto no flota. Además tampoco tiene nada para atar un cabo y llevarla asegurada, o algo que la haga flotar. Es por eso que en mi prueba le puse una goma como buenamente pude. Al menos si que lleva rosca universal para sujetarla a accesorios Sony, u otros como mi soporte de ventosa.

El mando wifi, controla a la cámara, y permite ver lo que grabas. Me ha parecido una pasada. Colocado en la muñeca me hacia sentir como un ciborg. También puedes colocarlo en la cubierta del kayak gracias a su muñequera. Esta batería si que duraba de verdad y los botones y funcionaban bien incluso con guantes. Los menús son muy sencillos para controlar la cámara, y puedes visualizar la info del gps que lleva integrado la Sony HDR-AZ1. También sirve para ver lo grabado. El mando wifi es waterproof, pero yo lo llevaría en una bolsita, porque la sal del mar puede con cualquier cacharrico electrónico. Además tampoco se trata de estar mas al tanto de lo que grabas, que de las sensaciones al navegar. Para mi el bolsillo del chaleco seria su sitio. Todo lo que hace este mando, lo puedes hacer con un smartphone instalando una app, aunque creo que en el kayak, esta combinación, no mola, y merece la pena el mando wifi. También decir que con un solo mando, puedes controlar 5 action cams de Sony.

Y ha llegado el momento de echarse al agua. Por probar diferentes ángulos, primero la he llevado mi soporte de ventosa colocado en la proa del kayak. Algo que me ha encantado es que se ha mojado varias veces con agua del mar, y en el visor no han quedado gotas ni las manchas que deja el agua de mar al secarse. Luego la he llevado sujeta en la cabeza con la cinta que venden en el kit. No molestaba, si bien al final acabé cansado de presión de la goma, y de notar pululando el cabo de seguridad que le puse. Me hubiese gustado haber probado otras tomas. En la popa del kayak. Atándola a la pala y lanzadola cual lanza. Usando la pala como pértiga de selfie, o grabando bajo el mar. Pero no pudo ser. El miedo a que se hundiese, y la batería de la cámara no dio para mas en las dos sesiones de kayak. Volviendo a la cámara lleva una lente Zeiss Tessar f2.8 con un campo de visión de 170 grados, y tiene un peso pluma de solo 90 gramos. Lleva muy poquitos botones y una pantalla rudimentaria que informa del estado del wifi, tarjeta y batería. Casi las configuraciones deben ser por el mando, o la app, y en el caso del mando conectan muy rápido (2-3 segundos). La parte trasera lleva un puerto mini usb para recargarla, y una ranura para la micro sd. Hay que tener maña para colocar la tarjeta porque aun puesta, la cámara no la reconoce a veces.

Luego en casa ha tocado ver los resultados de los tres días que grabé. Me ha dejado con la boca abierta. La cámara ofrece varios formatos si bien yo grabé HD a 1920×1080. El vídeo es muy bueno, aunque admito que es mi primera experiencia con vídeo de este formato. Me gustaron los colores, el ángulo que ofrece tan amplio, y sobre todo la estabilidad del vídeo. La estabilización electrónica de imagen SteadyShot de Sony, funciona muy bien y esto se nota en los movimientos cuando la cámara va montada en la cabeza. También se notó en las pruebas a bordo de la bicicleta. Me hubiese gustado hacer tambien la prueba definitiva del movimiento en escenas de alcoba, pero mi mujer me dijo que NO :)

Para mi es un producto muy recomendable esta action cam de Sony. Lastima que no esté a mi alcance, puesto que la Sony HDR-AZ1 no llega a 200 eur en Amazon. Es mucho dinero para mi si pienso que ya tengo una cámara de fotos que graba buen vídeo. Pero si piensas en comprar una action cam, piensa en esta Sony.El tema de fotos también me sorprendió en positivo con una definición, color y resolución muy válidas para mi. Hay un modo en el cual lo activas y va disparando fotos cada varios segundos. En todo caso, las fotos vía disparo o capturas de vídeo permiten obtener momentos únicos, desde ángulos imposibles. Por contra, si queremos fotografiar algo concreto no tenemos zoom, se distorsiona algo la imagen por el ángulo y es difícil ver lo que enfocamos. No tengo referencias con otras action cam modernas, pero estoy seguro que las posibles diferencias de calidad del vídeo, no deben notarse a la hora de realizar un vídeo para colgar en internet.

Facebooktwittergoogle_plusmail
Tags: